Disfruta del sol protegiendo tu piel

Aunque el calendario nos indica que hasta el 21 de junio no estaremos oficialmente en verano, lo cierto es que los buenos días de sol ya han llegado para quedarse. Con la temporada estival apetece realizar actividades al aire libre, en el mar, en la playa, paseando o trasladando la disciplina del gimnasio a otros espacios abiertos.

Este cambio en el estilo de vida que trae consigo el verano, provoca que tengamos una mayor exposición a los rayos del sol, precisamente en una época en la que  los mismos son más fuertes. Y aunque el sol es una fuente de salud y de energía, una exposición excesiva  puede resultar perjudicial. Entonces, ¿dónde está el límite entre lo saludable y lo nocivo? Pues hoy os vamos a dar unas pautas para que podáis disfrutar de los beneficios del Astro Rey sin tener que sufrir sus efectos más dañinos.

En primer lugar es necesario distinguir entre los rayos UVA y los UVB, los primeros son los que hacen que nuestra piel envejezca antes, con arrugas, manchas y alergias; los segundos son los que hacen que nos quememos. Hay que tener en cuenta que el SPF que suele aparecer en los protectores solares sólo hace referencia a los UVB (los que queman), así que tendremos en cuenta que en el envase indique que protege tanto de los UVA como de los UVB.

Protección según el tipo de piel

Para proteger tu piel del sol hay que escoger un protector solar adaptado  al tipo de piel, y siempre con un factor de 50+, teniendo en cuenta que si tu piel es grasa te conviene un oil free acabado en mate; si es seca, con textura crema, más hidratante; si tienes manchas, uno específico para las manchas. En este sentido son más propensas a la aparición de manchas las personas con pecas y muy blancas, las embarazadas, si toman anticonceptivos orales, parches o llevan anillo vaginal. Y por supuesto hay que tener en cuenta cuando se aplique el protector no olvidar el cuello, las orejas, y el escote,  no aplicar en el contorno de ojos, además de utilizar gafas de sol y sombrero.

Tendremos especial cuidado con proteger la piel de los niños, pues si los protegemos en la infancia se reduce el porcentaje de padecer cáncer de piel en la edad adulta.

niña en playa

Es necesario evitar la exposición al sol entre las 12 de mediodía y las 4 de la tarde por el elevado riesgo de padecer quemaduras solares, y tener presente que los días nublados, aunque no se note el calor, el 80% de la radiación ultravioleta nos llega a la piel y por tanto hay que protegerse igualmente.

Recordaremos también que en el agua y en la sombra también estamos expuestos al sol y, por tanto, también debemos protegernos.

Durante la realización de deportes al aire libre es necesario utilizar una fotoprotección adecuada, incluso en los meses de invierno, y es aconsejable beber líquidos abundantes –agua y zumos- para evitar la deshidratación.

SantiMB.Photos-voley playa

Y por último no debemos olvidarnos que los cuidados para protegernos del sol deben seguir tras la exposición solar, limpiando e hidratando generosamente la piel.

Observad estos sencillos  consejos y salid a disfrutar del sol!

Bellicia

Imágenes: Teresa Rodríguez, Santi MB Photos. Bajo licencia Creative Commons

No Comments

Post A Comment